Safer internet day

Safer Internet Day: Reflexiones en red

Una navegación segura por Internet se consigue empleando mecanismos técnicos, individuales y comunitarios como el HTTPS, los algoritmos o la autocensura.

La taxonomía de las generaciones está muy vinculada al desarrollo de las nuevas tecnologías: El inicio de la digitalización marcó el comienzo de la generación Y, la protagonizada por los millenials. Por otro lado, la expansión masiva de Internet fue el hito histórico escogido para el bautismo de la generación Z. ¿Son estas dos últimas generaciones las más preparadas para la vida virtual? ¿Qué ocurre con la relación entre la red y quienes nacieron antes de la década de los 80? ¿Se habrán quedado en aquella Movida o habrán conseguido adaptarse a esta otra? Las luces y sombras de navegar son muy similares para jóvenes y mayores y, en cualquier caso, es posible un Internet Seguro.

La Seguridad Técnica

Desde una perspectiva técnica basada en la gestión de los programadores y desarrolladores, un sitio web es seguro cuando cuenta con HTTPS. De hecho, hace años que Google penaliza las páginas que no disponen del certificado: algo que en algún momento ignoraron las administraciones públicas por carecer de competencia pero a lo que, finalmente, se han visto obligadas a sucumbir.

Recientemente, aplicaciones como WhatsApp han querido transmitir a sus usuarios la idea de seguridad con el cifrado de mensajes de extremo a extremo. Por otro lado, mantiene la edad mínima de uso entre los 13 y los 16 años, según el país en cuestión; dato que muchas familias desconocen pese a los graves problemas en los que puede derivar su uso temprano.

Además, existen mecanismos de control de contenidos motivados por las propias empresas para eliminar imágenes, textos, etc. no adecuados de sus páginas web y aplicaciones. Así, los algoritmos son capaces de eliminar aquello para lo que han sido diseñados e, incluso, hacer recomendaciones como pasa en Youtube con los vídeos marcados con la etiqueta "Family-Friendly".

Hay que tener en cuenta que no hay un acuerdo universal acerca de la validez de las "Normas y condiciones de uso" de las redes sociales y demás espacios virtuales. Sin embargo, quienes estamos en Facebook, LinkedIn, etc. las aceptamos junto con la "Política de Seguridad" y la "Política de Cookies" -tan sonada en los últimos años- porque se trata de herramientas que pretenden hacer de Internet un lugar seguro y, por lo tanto, es obligatorio.

La Seguridad Individual

Sumada a las cuestiones técnicas, la seguridad individual radica en el uso que hace cada quien de sus espacios virtuales o de los que pertenece. Ello implica la gestión de los contenidos propios y de terceros: Se ha llegado a consensuar -y así lo recoge la legislación española- que no solo tenemos responsabilidad sobre lo que publicamos sino también sobre lo que compartimos. Recordemos aquello de que "son peores quienes se ríen que quienes hacen las gracias".

Las personas adultas deben ser conocedoras de las distintas normativas (políticas web y leyes internacionales, nacionales, regionales...) y hacer uso del sentido común cuando navegan por la red. En el caso de menores de edad y personas dependientes, son sus familias las que deben marcar los límites de facto: La red INSAFE lleva años promoviendo, con el apoyo de la Comisión Europea, el Día de Internet Segura (Safer Internet Day, SID) con el fin de alcanzar un uso seguro de las tecnologías digitales, especialmente entre jóvenes.

La Seguridad Comunitaria

Además de la seguridad técnica y la individual, es imprescindible la existencia de una conciencia colectiva en cuanto que Internet es un espacio de uso público: Hay que crear comunidad para hacer de la red un lugar seguro en todos los sentidos posibles. Por ello, rr.ss. como Instagram o Twitter, en ocasiones, solo intervienen en los casos de denuncias masivas a fotografías, vídeos o publicaciones e, incluso, cuentas de usuario. Ni que decir tiene, en relación con ello, el sinsentido que supone utilizarlo como una herramienta para coartar la libertad de expresión.

Estableciendo un paralelismo con la realidad, a nadie le gusta formar parte de círculos en los que no se respetan sus libertades individuales. Así, aunque, en ocasiones, de manera inconsciente, nos preocupamos por generar una seguridad bidireccional de modo que estemos a gusto y el resto lo estén.

La conclusión es sencilla: Together for a better Internet

Si quieres tener garantizada la seguridad técnica de tu sitio web y contar con páginas que se presten a la seguridad individual y comunitaria, no dudes en contactar.

Artículos relacionados