8 de marzo: Usos de Internet atendiendo al género

El mundo digital es un reflejo del mundo real y ello conlleva que exista una transferencia de los espacios públicos, domésticos y privados, pero con la ventaja o desventaja de que en ellos operan las identidades estratégicas porque, tras las pantallas, podemos ser quienes queremos. Sin embargo, aunque el juego de identidades es muy viable en Internet, no se debe olvidar la importancia de un Internet seguro.

El espacio público abarca la vida social, laboral, política y económica, principalmente, y, en lo que a Internet se refiere, se materializa en tiendas online, por ejemplo. Por su parte, el espacio doméstico queda relegado al hogar, pero la red le posibilita extenderse permitiendo realizar búsquedas que cubran las necesidades que implican los cuidados. Por último, el espacio privado (ese gran olvidado que guarda tanta relación con la intimidad) tiene que ver con lo propio e incluye actividades de ocio como el consumo de contenidos multimedia.

A comienzos de 2021, la agencia de publicidad Grow apuntó que solo el 1% de los puestos de dirección general de las empresas del sector están ocupados por mujeres en una campaña celebrando el Día de la Publicidad que ha dado mucho que hablar. Sin embargo, no todo son malas noticias: Los datos del Instituto Nacional de Estadística evidencian que se ha reducido la brecha digital de género, al menos, en lo que a la frecuencia de uso de Internet se refiere. Pese a que es necesario evaluar con qué fines navegan por la red los hombres y las mujeres, hay algo que celebrar: ¡El acceso a la información nos hace libres!

Los datos del último trimestre del año 2020 en cuanto al tipo de actividad realizada en Internet ofrecidos por el INE, demuestran que los roles de género desempeñados en la vida real tienen una transferencia en el mundo virtual, pero también que la red nos posibilita el desarrollo de nuevas identidades.

actividad internet genero 2020

Las mujeres asumen mayoritariamente -también en Internet- lo que tiene que ver con los cuidados: comunicación con el profesorado, concertación de citas con personal sanitario, búsqueda de información sobre temas de salud… Por otro lado, en cuanto al espacio privado, quienes más juegan, ven programas de entretenimiento o vídeos, realizan apuestas, etc. son los hombres. Sin embargo, los datos tienden al equilibrio si se comparan con los de años anteriores y hay que tener en cuenta las limitaciones que supone tener que ocuparse del espacio doméstico.

Y... ¿Qué ocurre con lo público en la red? ¿Es real que “las mujeres están todo el día en Facebook”? ¿Se pasan “demasiado tiempo cotilleando por WhatsApp”? Los datos indican que lo hacen más que los hombres pero es evidente que la socialización por Internet viene a suplir las relaciones físicas: ¡Los días de cualquier mortal tienen 24 horas! Y, en la red, como en la vida real, a quien bien entiende, pocas palabras le bastan.

Artículos relacionados